El curso “Herramientas de toma de decisiones para el análisis de riesgo por colapso de represas” fue dirigido a 110 profesionales, técnicos y funcionarios del área

 

(La Paz, 29 de abril de 2019). Bolivia se destaca por los avances que está mostrando para mejorar los estándares de seguridad y una gestión sostenible de sus represas y embalses, con miras a la conservación del agua y la protección de sus habitantes, enfatizó Ignacio Escuder Bueno, presidente del Comité Nacional Español de Grandes Presas (SPANCOLD), quien dictó el curso “Herramientas de toma de decisiones para el análisis de riesgo por colapso de presas”, en la ciudad de La Paz.

La capacitación se realizó en el salón auditorio de CAF, entre el 27 y el 29 de marzo, en el marco de financiamiento del Programa de Presas en Bolivia. Se trata de una iniciativa del Ministerio de Medio Ambiente y Agua (MMAyA) respaldada por CAF –banco de desarrollo de América Latina-, que busca desarrollar un enfoque con base en la práctica mundial conocida hoy como “gobernanza inteligente”.

El curso se dictó bajo una modalidad teórico-práctica, complementada con la activa participación de todos los asistentes, quienes  evaluaron casos reales aplicando el software libre iPresas HidSimp. Esto permitió comprobar la importancia del análisis de riesgos para la toma de decisiones efectivas y conducentes a la optimización de la gestión integral en presas existentes y para el diseño adecuado de nuevos proyectos; así como la relevancia de implementar una continua mitigación del riesgo.

Además de permitirnos almacenar el agua, las presas son fundamentales para generar energía limpia, como la hidroeléctrica; satisfacer demandas urbanas y demandas de riego; almacenar agua cuando llueve demasiado y suministrarla en épocas de sequía; proteger de inundaciones y brindar mayor adaptación al cambio climático”, explicó Escuder durante el curso, del cual participaron 110 profesionales, técnicos y funcionarios del MMAyA y CAF.

La gestión del agua es un tema altamente estratégico y sensible para Bolivia. Por ello, CAF contribuye a la generación y difusión de conocimiento con el propósito de agregar valor y lograr mayor impacto de los programas y proyectos en ejecución. En ese sentido, la colaboración de la institución sigue un enfoque integral y busca fortalecer las iniciativas del gobierno nacional no solo a través del financiamiento de proyectos, sino también mediante acciones de cooperación técnica, que incluyen la asistencia técnica e intercambio de experiencias, así como la definición de políticas, planes y normativas técnicas en materia de seguridad de presas, aseguró la representante de CAF en Bolivia, Gladis Genua.

Actualmente Bolivia cuenta con los profesionales y las infraestructuras necesarias, pero debe avanzar hacia una planificación más ordenada y sistemática, pasando a un enfoque que priorice el cuidado del patrimonio hidráulico. Consciente de este panorama, el gobierno está trabajando para implementar una legislación de seguridad de presas, con el apoyo de la cooperación internacional para desarrollarla óptimamente.

“Este tipo de encuentros complementan la formación que brindan las universidades, en las cuales la enseñanza está muy orientada al diseño y construcción y no al mantenimiento, conservación y gestión de una forma segura”, sostuvo Escuder, quien dictó el curso desde la novedosa perspectiva denominada “gobernanza inteligente”, que apunta a garantizar el patrimonio hidráulico a largo plazo y la seguridad pública con transparencia, sujeta a auditorías y que, al mismo tiempo, genere conocimientos, buenas prácticas e innovaciones.