La relación entre el número de positivos al virus y los fallecidos, es la más alta en la región

Según los datos que de manera diaria actualiza el Centro de Ciencias e Ingeniería de Sistemas de la universidad Johns Hopkins(EEUU), que se actualiza a diario en base a informes oficiales, Italia es el país que tiene la más alta tasa de mortalidad en el mundo por coronavirus. Significa que el porcentaje de personas que fallecen, en relación a las que dan positivo al virus, es el más alto del planeta.

Alemania, que tiene más casos positivos que Francia, sin embargo tiene una tasa de mortalidad de 1,2% con respecto al 7% de Francia.

Algunos expertos señalan que para bajar la tasa de mortalidad  todo depende de la capacidad en infraestructura y equipamiento de los distintos países.

En Sudamérica, Bolivia ocupa el primer lugar en esta tasa. Evidentemente no se trata de un problema que empezó ayer, sino que sus causas son estructurales, son de larga data y hoy ante la emergencia se sienten en todo su rigor.

 Hasta el mediodía del 2 de abril, la estadística de la Universidad Johns Hopkins decía que Bolivia tenía siete fallecidos. La aplicación con los datos oficiales de la OPS y el gobierno de Bolivia, señala en ese mismo horario, que ya son ocho. Así de rápido avanza la enfermedad en un país en donde no en todos los lugares se están cumpliendo con las medidas de prevención.

La única salida en este momento es cumplir de la mejor manera la cuarentena y las medidas que se difunden por los medios, para disminuir los positivos, y los fallecidos.