La producción de Bolivia se encuentra en el fondo de la tabla de rendimientos agrícolas en la región, de acuerdo con estimaciones del Banco Mundial y comparte esa situación con Nicaragua, Honduras y Guatemala. En general, el tema de productividad es un problema que aqueja a varias economías de la región.

De acuerdo con las estadísticas del organismo internacional, Bolivia se encuentra en 0.3 de una escala de 1 en referencia al total de la tierra cultivada respecto de la tierra apta. Países como Haití, Cuba y el Salvador han desarrollado mejores condiciones de rendimiento de la tierra y registran indicadores cercanos a uno.

PLAN

A objeto de mejorar el desempeño de las economías de la región, delegados de 17 países aprobaron el nuevo plan de acción institucional 2018-2022 del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), que busca potenciar la actividad agropecuaria y el desarrollo rural en el hemisferio.

“Para Bolivia, la agricultura es un sector estratégico fundamental en la proyección integral del desarrollo. El país tiene grandes oportunidades y desafíos propios de la complejidad inherente a la producción de alimentos, que pueden transformarse en factores de diferenciación a nivel económico, social, ambiental y productivo”, dijo, Santiago Vélez, representante del IICA en Bolivia.

Reconociendo los distintos avances que se han obtenido en el sector, es importante considerar que, pese a los esfuerzos realizados, se debe continuar trabajando conjuntamente y sumando esfuerzos entre los sectores públicos, privado, comunitarios, sociales y académicos en aspectos que fomenten la producción y la generación de excedentes que pueden canalizarse hacia los mercados internacionales, luego de que aseguren el mercado interno, dijo Vélez, quien es representante del organismo en el país desde 2017.

“Necesitamos seguir fomentando la agroindustria rural en los distintos complejos productivos, considerándolos desde la preproducción, comercio, consumo, generación de productos con valor agregado diferenciados por su método de producción y comercio, considerando, además, otros elementos estructurales como las normas Codex, medidas arancelarias y no arancelarias enmarcadas en los acuerdos comerciales”, sostuvo.

Se trata de imperativos que deben estar en el mapa de las acciones a considerar en el corto y mediano plazo, agregó.

PLAN DE MEDIANO PLAZO

El Plan de Mediano Plazo (PMP) 2018-2022 se centra en los temas de bioeconomía y desarrollo productivo, desarrollo territorial y agricultura familiar, comercio e integración, cambio climático, recursos naturales y gestión de riesgos, y sanidad agropecuaria e inocuidad de los alimentos, y fue presentado por el director general del IICA, Manuel Otero, en la reunión anual del Comité Ejecutivo del Instituto.

EJES

“Se trata de cinco ejes programáticos que implican un gran desafío porque es pensarnos de una manera diferente con un rol claro centrado en la gestión del conocimiento, al tiempo que constituye un gran aporte a la agricultura en virtud de la potenciación de las capacidades técnicas y de recursos de la institución”, dijo Otero al presentar el plan ante uno de los órganos de gobierno del ente promotor del desarrollo agropecuario de las Américas.

GÉNERO

“Hay otras dos áreas que también serán de gran importancia y que serán transversales a los cinco ejes programáticos, los temas de género y juventud, así como de innovación tecnológica, cuestiones muy relevantes e impostergables del mundo contemporáneo y sin las cuales no podemos hablar de un genuino avance en el desarrollo del agro”, agregó.

Fuente: El Diario