La Asamblea Extraordinaria de Accionistas de CAF -banco de desarrollo de América Latina- aprobó de manera unánime el regreso de Chile como miembro pleno; y el ingreso de Honduras, que consolida la expansión del organismo multilateral en Centroamérica y el Caribe con la incorporación de nuevos accionistas y la ampliación de su alcance geográfico.

“Seguimos avanzando en la expansión de CAF para poder llegar a todos los rincones de la región. Hoy la buena noticia es para las personas de Chile y Honduras, que tendrán acceso a todos los beneficios que ofrece en financiamiento, asistencia técnica y generación técnica el banco de los y por los latinoamericanos y caribeños. Estamos trabajando en una agenda renovada enfocada en ser el Banco Verde y de la reactivación social y económica que tiene mucho que aportar y alinearse a los planes de desarrollo de las autoridades de Chile y Honduras”, aseguró Sergio Díaz-Granados, presidente ejecutivo de CAF.

Chile fue uno de los fundadores de este organismo multilateral creado en 1970. Tras desligarse en 1977 se reincorporó en el año 1992 y desde entonces se había mantenido como miembro asociado. Con su paso a miembro pleno tendrá acceso a nuevas herramientas e instrumentos financieros, cooperación técnica y generación de conocimiento tanto para el sector público como el privado en favor de la población.

Honduras se convierte en el vigésimo primer país en incorporarse a CAF, mediante un proceso ágil que le permitirá disponer de herramientas e instrumentos financieros diversos y adecuados para gestionar operaciones con componentes de fortalecimiento institucional, modernización del Estado, apoyo al marco regulatorio para la inversión, la productividad y la competitividad; entre otros beneficios.

El fortalecimiento patrimonial de CAF, reconocido recientemente por S&P Ratings Global con un aumento de calificación a AA- con perspectiva positiva, también se materializa con el aumento de capital aprobado por su Asamblea de Accionistas en marzo pasado por USD 7.000 millones. Actualmente, 7 países y 4 bancos privados ya firmaron los convenios de suscripción de acciones en los que definieron las características de su respectivo aporte a 2030.