La formación de líderes del programa ha beneficiado a un total de 7.771 personas, desde el 2004, de las que un 55% son hombres y 45%, mujeres. Varios de los participantes formados han logrado ejercer altos cargos de responsabilidad en el Parlamento Nacional.

(La Paz, 22 de febrero de 2019). Un total de 380 personas se graduaron este viernes como líderes para la transformación en Bolivia en la clausura de la décimo cuarta versión del programa implementado por  Fundación IDEA, con el apoyo técnico y financiero de CAF -banco de desarrollo de América Latina- para ofrecer formación académica, capacitación en liderazgo, visión de futuro y trabajo en equipo.

 

El acto de cierre de la versión 2018 del programa contó con la presencia de la representante de CAF en Bolivia, Gladis Genua, y la directora ejecutiva nacional de Fundación IDEA, Karen Longaric.

El objetivo del programa de Liderazgo para la Transformación de CAF y Fundación IDEA es la capacitación de hombres y mujeres entre 18 y 50 años para actuar como líderes en los ámbitos locales y áreas vulnerables.

La capacitación ha revelado que los líderes tienen vocación de servicio y están interesados en mejorar sus habilidades para ser interlocutores válidos ante su propia comunidad y otras instituciones a fin de lograr mejoras para la vida de los ciudadanos.

La vocación por el bien común, la comprensión global de la realidad, la capacidad de trabajar en equipos multidisciplinarios, la visión de futuro y fundamentalmente la prudencia en el comportamiento político son las virtudes que hacen a un líder y formaron parte del programa de capacitación.

Desde que comenzó en 2004, varios de los líderes que participaron en  el programa destacaron en la vida política y social del país, entre ellos Sandra Soriano que se graduó en la primera versión como representante de la Central Obrera de Oruro y luego ocupó el cargo de senadora por su región.

Emiliana Aiza participó también en la primera versión a nombre de la Federación Sindical Única de Trabajadores Originarios del Norte de Potosí y después ejerció una diputación, en tanto que Rebeca Delgado fue una de las graduadas de la edición del 2005 y llegó a la presidencia de la Cámara de Diputados.

El pandino Herbert Salvatierra representó en el programa en 2006 al Comité Cívico de Pando y ejerció como diputado; Filomena Mamani provino de la Asociación de Mujeres Siglo XXI para realizar el curso en 2008 y ocupó un cargo de diputada suplente.

De igual manera, el cruceño Luis Felipe Dorado participó del programa de formación de líderes del 2009 y ejerció una diputación uninominal y la paceña Danitza Quintanilla, de la versión 2011, contribuyó en el municipio de La Paz con la elaboración de la ley sobre Prevención y Lucha Contra el Acoso y la Violencia en la Escuela.

Según sus objetivos, el programa busca formar  líderes  para la representación ciudadana, con visión de país, capaces de activar mecanismos para la creación de escenarios donde el encuentro entre sociedad y Estado sea más equitativo y produzca un diálogo real que fortalezca la gobernabilidad.

La décimo cuarta versión fue la última, que contó con el apoyo financiero de la CAF, que ha buscado colaborar de manera sostenida con la construcción de ciudadanía y de un importante tejido cívico, con la formación de líderes con valores democráticos y conscientes que desde su rol de liderazgo pueden mejorar la realidad de su comunidad.

Entre el 2004 y el 2018, el número de beneficiados en Bolivia alcanzó a 7.771 líderes. Del total, un 55% (4.260) son hombres y un 45% (3.511), mujeres. Además, un 71% provino del área urbana, y el restante 29% del rural.

El programa diseñado y financiado por  CAF para la formación de líderes en la región, desde su inicio se aplica en Argentina, Bolivia, Ecuador, Panamá, Perú y Venezuela, países donde se han graduado un total de 31.241 líderes en diferentes áreas. Las instituciones ejecutoras para la edición 2018 fueron: CEFAS (Argentina), Fundación Idea (Bolivia), ESPOL y Universidad de Cuenca (Ecuador), Universidad Santa Maria La Antigua (Panamá), Universidad San Martin de Porres (Perú) y Fundación Centro Gumilla (Venezuela).