Red Hat, la empresa tecnológica líder en la industria fortalece sus negocios en Bolivia. Además de contar con una sólida presencia en el país a través de sus canales de venta, la compañía busca expandir su oferta de servicios con una propuesta comercial más agresiva, como parte de su estrategia de crecimiento regional en el sur de América Latina. En esta línea, la empresa consolidó su alianza con DIMA, representante de las marcas de tecnología de mayor prestigio a nivel global, y prestadora de servicios y asesoría en la  integración, diseño, implementación y soporte de proyectos de TI.
La compañía dedicada al desarrollo de código abierto que hoy cuenta con oficinas en toda la región latinoamericana como Argentina, Brasil, Chile y Colombia, inició un proceso de expansión en la región Este de Sudamérica. Red Hat continúa atenta a las nuevas oportunidades de negocio que surgen en los países de Paraguay, Bolivia y Uruguay, como consecuencia de la creciente demanda de soluciones de transformación digital y automatización.
“En Red Hat tenemos un ecosistema de canales sumamente importante en la región. Creemos que el potencial de crecimiento en el segmento de nubes es amplísimo y entendemos que es un negocio que no tiene techo y que en el futuro va a seguir creciendo porque los clientes adoptan cada vez más este modelo por su flexibilidad y la escalabilidad.
Es por eso que, a través de nuestra alianza con DIMA, buscamos acompañar a nuestros clientes actuales y futuros en este camino” explica Javier Carrique, Director Comercial de Red Hat, a cargo de las ventas y expansión de la empresa en el país. DIMA, con más de 40 años de experiencia atendiendo los requerimientos de TI del mercado en Bolivia, ofreciendo diversidad de soluciones en infraestructura, seguridad, redes, soluciones de nube, consultoría, software, decide incorporar a su oferta productos de código abierto y soluciones de nube de la mano de uno de los líderes de la industria en este segmento, Red Hat. El Gerente General de DIMA, Enrique Requena, indica que “la única constante en el rubro de TI es que nada es constante. La adaptación permanente de nuevas tecnologías y prácticas es nuestro estado natural. Estamos seguros que de la mano de Red Hat, podemos mantenernos en la vanguardia de soluciones de código abierto y nube”.
En esta misma línea, Carrique agrega: “Buscamos estar más cerca de las oportunidades de negocio en Bolivia pero también en el resto de la región. Queremos aprovechar nuestro know how construido en estos años de experiencia y volcarlos en cada uno de los países en donde hoy contamos con presencia de marca, trabajando de forma complementaria con nuestros socios. Para la empresa, Bolivia es un país con mucho potencial de crecimiento”.
Ambos ejecutivos coinciden en que la proyección para 2022 en la región, tendrá como tendencias proyectos de inteligencia artificial, machine learning, nube híbrida y automatización en el sector bancario, el retail y la industria de telecomunicaciones en toda la región. Por eso, están convencidos que el camino es ofrecer soluciones más personalizadas para cada cliente, basándose en tecnología de código abierto y un enfoque también centrado en la cultura y los procesos ágiles de trabajo.